domingo, 18 de diciembre de 2011

Novela; no narración


Para mí resultó tan apasionante que lo tuve que leer de un tirón; me atrapó.

Esta novela, aunque corta, es una novela y no una narración. Crea un mundo propio con una estructura bien definida. Te remueve interiormente. Te transporta a un lugar que ya conocimos en la infancia y te hace revivir ese tiempo que ya estaba olvidado.

Lo que puede parecer una prosa excesivamente descriptiva, para mí es de una maestría difícil de encontrar en estos tiempos. El lenguaje es perfeccionista. Se percibe que detrás hay un escritor enamorado de las palabras y las maneja con maestría para conseguir lo que se propone.

Recomiendo su lectura, y a quien le guste la fotografía, mas.

Onilaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada